GIJÓN APRENDE A SER DESTINO TURÍSTICO INTELIGENTE

  • La jornada, que organiza Gijón Calidad Turística junto a AENOR, hará hincapié en la necesaria colaboración entre el sector público y las empresas privadas.

  • Medio centenar de expertos analizarán los beneficios de la aplicación de innovación y tecnología en este sector económico.

 

paseo del muro

Gijón es una ciudad pionera en muchos aspectos relacionados con el concepto de ciudad inteligente, está muy preocupada por estos temas y tiene muchos puntos atractivos». Quien habla es Soledad Seisdedos, directora de la Delegación de AENOR en las Islas Baleares y una de las principales expertas españolas en el área turística que estará mañana en Gijón. Será en el Parque Científico, en la I Jornada de Destinos Inteligentes que promueve y coordina Gijón Calidad Turística, con el apoyo de Gijón Turismo, y en cuya organización colaboran AENOR y Cluster Tic.

Medio centenar de personas, de las administraciones públicas, profesionales del turismo, y de empresas relacionadas con las Tecnologías de Información, se reunirán para profundizar en los conocimientos sobre los beneficios que para una ciudad como Gijón tiene la aplicación de criterios tecnológicos y de inteligencia para conseguir destinos totalmente preparados ante las demandas de los turistas, pero también de los propios vecinos. Porque lo que más claro está es que «una ciudad turística es atractiva al visitante si lo es para sus habitantes», apunta Seisdedos.

El programa de este evento servirá, explican, para conocer los avances alcanzados en las primeras normas sobre ciudades y destinos inteligentes que elabora AENOR, y en cuya elaboración participan más de 600 expertos de distintas áreas. Entre ellas, Turismo, ya que el Subcomité de Destinos Turísticos, que impulsa la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas, lidera «la primera iniciativa a nivel mundial para elaborar un norma de destinos turísticos inteligentes». Un grupo de trabajo, en el que participa Gijón Calidad Turística, que «aún está en pañales -se constituyó a finales de junio-», pero que ya tiene su objetivo bien definido: «Es necesaria una gestión integral del destino mediante un modelo colaborativo, que aglutine a la parte pública y la privada». Los cinco ejes de trabajo de los que se parte son la sostenibilidad, la innovación, la tecnología, la accesibilidad y la gobernanza en la normalización de esos destinos turísticos inteligentes. La meta será la creación de un observatorio de primer nivel para que «empresas e instituciones públicas conozcan y participen en las oportunidades vinculadas a la construcción de espacios inteligentes».

Para Gijón Calidad Turística, entidad que preside Alberto Martínez, «es fundamental que las empresas gijonesas y asturianas, del sector turístico se incorporen a esta filosofía como prestadoras del servicio y parte fundamental del destino».

Reportaje de CRISTINA TUERO |  EL COMERCIO GIJÓN